TRABAJADORES DE LA INDUSTRIA RESTAURANTERA EXIGEN QUE LES DEJEN ABRIR SUS NEGOCIOS

A partir de este martes 12 de enero, trabajadores de la industria restaurantera realizarán diariamente la protesta ‘Cacerolazo: Abrimos o Morimos’ hasta que las autoridades de la Zona Metropolitana del Valle de México consideren a este sector como esencial durante el semáforo rojo y les permitan operar.
En un recorrido realizado por Publimetro, a los diversos establecimientos que se sumaron a la protesta, los trabajadores externaron su preocupación por el quiebre de los establecimientos y la pérdida de empleos.
“Necesitamos abrir, necesitamos trabajar y comer, es lo que pedimos, ser considerados”, dijo en entrevista Georgina Vera, gerente en Ihop Pedregal.
Entre las voces que externaron su punto de vista sobre el cierre, coincidieron que los meseros son los más afectados puesto que sus ingresos se basan 80% de propinas y con el servicio únicamente para llevar este dinero ‘queda en el olvido’.
El sector restaurantero definió que el ‘cacerolazo’ se llevará a cabo todos los días afuera de algunos establecimientos en punto de las 13:00 horas, con el objetivo de llamar la atención de las autoridades sobre la crisis que está viviendo la industria.
Bajo las consignas #AbrirOMorir y #cacerolazo lanzadas en diferentes redes sociales y en algunos puntos tanto en la Ciudad de México, como el Área Metropolitana, Ferenz Feher, CEO de Feher Consulting, apoya y defiende al sector restaurantero, ya que afirma que son miles y miles las familias que dependen de esta industria.
La consultora especializada en negocios y franquicias señaló que el giro de alimentos y bebidas representa un 32% de las más de mil 500 marcas mexicanas de franquicias que existen; “todas ellas cumplen formalmente con pago de salarios e impuestos, así como con las medidas sanitarias establecidas desde el día uno de esta pandemia”, externó Ferenz Feher, razón por la cual dijo apoyar totalmente a la formalidad siempre y cuando la situación sea en iguales condiciones para todos.
Al respecto, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, afirmó que hay sensibilidad del Gobierno de la Ciudad de México ante la crisis económica que atraviesa la industria restaurantera y por ello se busca lograr un acuerdo priorizando la salud debido a la pandemia de Covid-19.
“Crean que el Gobierno de la Ciudad es sensible, siempre vamos a poner la salud como prioridad, pero somos sensibles y por eso estas reuniones y esta búsqueda de encontrar la mejor manera para todos”, dijo en video conferencia de prensa. No obstante, enfatizó que quien incumpla con las medidas restrictivas que dicta el semáforo rojo será acreedor a una suspensión.

Deja un comentario