Maki ya no aguanta y se quiere regresar al cenado

Maki Ortiz alcaldesa de Reynosa, dicen que ya no aguanta y que hasta trae ganas de renunciar a la alcaldía para regresarse al senado; trae una súper grilla que un día le tira el diputado local chito Carlos García González de su mismo partido el pan quien la agrede con citatorios del congreso por investigaciones al desacatar órdenes de su cabildo, otro día Víctor Sáez, jefe de la oficina del gobernador casi le dijo que ni cuenta se dio de los hechos de violencia en su municipio, ocurridos hace una semana.

Su síndico Alfredo Castro Olguín no le quiere firmar los cheques a proveedores y le mantiene paralizados los pagos con el problemón que esto representa.

Tiene renuncias masivas de funcionarios de primer nivel, su secretario del ayuntamiento le aventó la chamba, su cabildo a todo le dice que no. De verdad pobre mujer, a ella solo le falta llegar a su casa y encontrar a su perro con un letrero en la boca que diga “me voy te dejo”.

En verdad pobre Reynosa que paga las consecuencias de sus gobernantes. Solo el tiempo dirá si Maki se va o se queda, total, gobernando ya no está y de que se reelige en el 2018 seguro que no.

Deja un comentario