La isla Holbox podria acabar en una isla de basura

IncisoUno

, Nacionales

El agresivo desarrollo que ha tenido el turismo costero en México limita el futuro de estas zonas Holbox es uno de los ejemplos más claros del turismo depredador, por encima, piñas coladas y lentes de sol; por debajo, botellas de plástico que tardan más de 450 años en degradarse y desechos orgánicos que asfixian los ecosistemas

La Isla Holbox se ubica en el extremo norte del estado de Quintana Roo. Tiene una extensión de 40 kilómetros de largo por dos de ancho. Su impacto en la industria turística es relativamente proporcional a la cantidad de basura que genera. Se calcula que los turistas producen alrededor de 360 toneladas de basura al mes, cifra que ha aumentado más del 500% en la última década.

El plástico es el elemento más común encontrado en los océanos, de hecho una estimación del PNUMA señala que para 2050 habrá más plásticos que peces en los mares, pues cada año ingresan a las aguas oceánicas alrededor de 10 millones de toneladas de diversos productos hechos con este tipo de material.

Para Miguel Rivas, Doctor en Ciencias Biológicas por el Instituto de Ecología de la UNAM, uno de los problemas principales de la industria turística y de la urbanización de las costas, se relaciona en la manera en la que nos deshacemos de los desechos; apunta que aunque los desagües hacia el mar han sido una práctica común durante mucho tiempo, esto no quiere decir que el impacto de estas sustancias no sea perjudicial.

En México sólo se trata el 40 % de las aguas residuales y cada segundo se vierten a las cuencas 124 mil litros de aguas sin tratar. “Es una regulación que urge. En las costas, la cantidad de bacterias asociadas a la materia fecal supera a lo que hay en otras playas del mundo”

Deja un comentario