Crisis humanitaria en Puerto Rico

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, advirtió que el efecto devastador del huracán María tiene a su país “cerca de una crisis humanitaria, aunque se puede evitar”.

El mandatario, de 38 años, ha llamado al Gobierno de Estados Unidos –del que Puerto Rico es Estado Libre Asociado– a tratar la tragedia de los tres millones y medio de puertorriqueños en la isla como una tragedia de “ciudadanos americanos”.

Su gobierno, heredero de una administración en quiebra tras dos décadas de negligentes políticas de gasto basadas en el endeudamiento, urge al Capitolio a aprobar una partida multimillonaria de rescate para Puerto Rico.

La Guardia Nacional trata de abrirse paso hacia el pueblo de montaña de Orocovis, aislado tras el huracán, y los vecinos ponen de su parte a base de machete y palas.

Según el testimonio de una vecina al diario El Nuevo Día, el principal medio de Puerto Rico, “un señor murió de un infarto y lo encontraron dos días después por el mal olor”. La carencia de morgues operativas es un problema que afecta a otros municipios de la isla.

Deja un comentario